domingo, 2 de abril de 2017

#Opinion: ¿Ser o sentirse afortunado?


"He sido un hombre afortunado en la vida, nada me fue fácil", parto citando a Sigmund Freud para comenzar a escribir oficialmente en este blog, ya que durante tanto tiempo he estado escribiendo en privado, a excepción de mi columna en El Dínamo que también la he publicado acá (Click aquí para volver a leerla), y he querido conversarles sobre lo dificil que es ser afortunado, y ojo que no estoy hablando del dinero.

De partida, afortunado tiene dos acepciones, la primera dice "Que es feliz o tiene consecuencias positivas.",  y la segunda señala "Que tiene fortuna o buena suerte".

La buena suerte o la fortuna no tienen que ver necesariamente con los éxitos materiales que podamos tener cada uno de nosotros, ser o sentirse afortunado tiene que ver con que lleguemos a un nivel de satisfacción personal en diferentes aspectos de nuestra vida, sin renunciar a nuestros sueños, anhelos y deseos.

Desde mi experiencia personal, puedo decir que me identifico claramente con la frase de Freud, porque si, soy afortunado de tener lo que tengo, de ser lo que soy, de sentirme como me siento, porque de verdad que para mí las cosas no han sido fáciles, todo lo contrario.

Y ustedes, se deben preguntar, ¿Porqué soy o me siento tan afortunado?, Me permito responder a esa interrogante; Soy afortunado de tener a Dios como respaldo, de tener vida, de contar con un maravilloso círculo que me acompaña en cada uno de mis desafíos y locuras, de concretar anhelos, de incluirme e integrarme en esta sociedad, de soñar e imaginar mi futuro noche tras noche, y así sucesivamente; Ser o sentirse afortunado es un ejercicio que hago para complementar mi motivación de vida.

Pero saben una cosa, yo hace 3 o 4 años atrás no pensaba exactamente lo mismo, creía que las cosas no estaban de mi parte, de que sería imposible poder insertarme en este mundo en mi condición de Asperger, que ni la sociedad ni el país estaban preparados para entenderme, y de paso, ganarle a la adversidad; Llegué a creer en un momento de que esas cosas serían eternas y que estaba prácticamente condenado a la depresión y a la noche eterna; Sin embargo, parece que me equivoqué, porque las cosas cambiaron diametralmente.

Incluso soy más profundo aún en mi reflexión, Puedo decir que me siento o soy afortunado de haber pasado todo lo que pasé, de vivir en carne propia la discriminación y la incomprensión, porque son esas cosas, las que en vez de incentivar un resentimiento, hicieron que adoptase una forma positiva de ver la vida, basándome en la necesidad de luchar, soñar, cambiar el mundo, y comprender de que las cosas no son feas o malas porque sí, de que nuestras experiencias de vida sí tienen sentido y que nos dejan motivaciones, tareas, etc. 

Sé que mi discurso puede sonar excesivamente positivista lo que estoy diciendo en este blog, incluso lo pueden encontrar hasta fuera de contexto, pero la única intención que tengo es de que ustedes logren comprender y entender de que todos podemos sentirnos o ser afortunados, y que para que eso pase, hay que evitar preguntar los porqués y para qués, hay que simplemente, dejar que las cosas pasen y decir que en algún momento de nuestra vida, las cosas van a cambiar para mejor.

Lo que acabo de decir cuesta mucho entenderlo si estás o estuviste en alguna situación similar donde te viste tocar fondo tal como me sucedió a mi, pero las claves más importante para que algún día las cosas cambien son la Predisposición positiva y la Paciencia, porque ahí está la ganancia, pero como dice una canción, La espera desespera, pero tiene su recompensa.

Ahora bien, dejo una interrogante a juicio personal, ¿Uno es o se siente afortunado?

0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por contactarte conmigo :)

Con la tecnología de Blogger.
About Us